Capítulo 3: En el que la protagonista se quita la máscara y en realidad es un mono en patines.

libro-abierto

Iba a titular esta entrada “Confesiones inconfesables” pero, ¿qué queréis que os diga?, lo del mono me ha hecho mucha más gracia. Que se note que acabo de leer a Caitlin Moran.

Todos tenemos nuestros esqueletos literarios en el armario y hoy he decidido hacer una “limpieza de primavera” para que veáis lo humana (humanísima, rozando ya al antepasado citado en el título…) que es una.

Y como muestra de buena voluntad voy a poner el primero de la lista un secreto por el que seguro que me dejaréis de hablar y/o intentaréis matarme:

 

 

1. No he leído Harry Potter.

¡Esperad! Dejad las antorchas y las horcas en el suelo sólo un segundo. Quizá la mejor manera de decirlo hubiese sido con un “No he terminado de leer Harry Potter” pero es mucho menos dramático, la verdad.

El caso es que sólo me he leído los tres primeros libros. El cuarto me pilló en una época tonta en la que ni quería ni podía (no sé vosotras pero yo necesito concentrarme totalmente en la lectura para poder disfrutarla) leer. Así que ahí se quedaron, muertos de asco.

Mientras tanto, claro está, me ví las películas.

¿Es mal momento para decir que no he visto la última? La culpa es de los spoilers. (Me pitan los oídos, ¡qué raro!)

Aún así, me encanta todo lo relacionado con el mundo Harrypotesco y estoy en vías de remediar este secreto inconfesable. Lo prometo por el calcetín de Dobby y el Giratiempos de Hermione y… bueno todo eso.

 

2. Hasta hace un minuto no sabía exactamente qué significaba “edición cartoné”.

En mi cabeza sólo existían las dicotomías de libro grande/libro de bolsillo, tapa dura/tapa blanda.

Y ya está.

Cuando me hablaban de cartoné sonreía y asentía intentando no revelar que en realidad pensaba que era una versión “buena” de la tapa blanda. Esa que es algo más gordita.

Pues no. Para aquellos que viváis en Babia como yo el cartoné es la tapa dura de toda la vida. ¡Hala, a seguir con sus cosas! ¡Aquí no ha pasado nada! Circulen, que yo me alejaré silbando.

 

3. Siento un amor / odio hacia Lovecraft.

Y no es sólo por que fuese un misógino y un racista (no pienso entrar a discutir si era otra época, era un misógino y un racista y chimpún.). Es que se me hace farragoso leerlo.

Y luego leo Aire frío, o Herbert West, o El horror de Dunwich y digo: «Joder H. P., menudo cerebro prodigioso».

Y luego leo el principio de La llamada de Cthulhu y digo: «Madre mía Howard con menos palabras también se entiende, vida…»

Y así estamos. Siendo una súper fans de la muerte que no ha conseguido leerse Los mitos de Cthulhu enteros.

Si hay algún reparte carnets en la sala que me vaya a decir que no soy una fans auténtica que se lo ahorre por dos cosas: 1. No existe una organización mundial que decida quién lo hace mejor en esto del mundo fans. Créeme, lo he comprobado; y 2. La opinión de los reparte carnets no es válida aquí. Muchas gracias por jugar.

 

4. Me gusta la estética y el rollo gótico de Poe pero, A VECES, me resulta aburrido.

Sí. Eso. Creo que lo he explicado todo en el título.

 

5. No entendí nada del primer capítulo de Una habitación propia de Virginia Woolf.

Y creo que los otros cinco se hubiesen podido resumir. Bastante.

Ya está, devolveré mi chapa de Yo soy feminista.

Pero es que seamos sinceras: el que le debamos mucho al pensamiento de la señora Woolf no quita que el libro sea aburrido.

Prometo, como penitencia, leer más libros suyos para tomar perspectiva y reseñarlos con toda la sinceridad del mundo.

Un beso gordo, Vir.

 

6. No me he leído muchos (vamos poquitos, escasos, mínimos…) clásicos.

La culpa es de la LOGSE…

…y de una pereza máxima. Que probablemente también sea culpa de la LOGSE. Igual que el calentamiento global, ya puestos.

Tengo preparada una lista (¡Nooo! ¿Tú? ¿Una lista? diréis, siendo unos completos mal educados, por cierto. No os lo tendré en cuenta porque la LOGSE ha hecho mucho daño.) que subiré pronto por aquí. Una especie de lista de la vergüenza de la que, espero, iré tachando durante este año unos cuantos libros.

 

7. Me leí la saga Crepúsculo y me gustó.

¡Uf! Ya está, ya pasó. ¡Cómo me ha costado este!

Me la leí de un tirón porque, además, empecé con el temita tarde y creo que sólo tuve que esperar por el último. Que también me gustó.

En su momento.

Porque ahora, después de haber visto las pelis (que no me gustaron pero que, efectivamente, me tragué enteras), y después de años de pensamiento crítico puedo decir, sin temor a equivocarme, que los libros son una m¡€^&@ muy grande.

Lo único bueno que he sacado de la experiencia fue la banda sonora de la primera peli.

Lo demás lo ignoraré y seguiré adelante con mi vida.

…vampiros que brillan, ¡joder! *trago de vodka*

 

 

 

Así, a bote pronto, no se me ocurren más secretos inconfesables y creo que con estos más o menos os haréis una idea del tipo de persona que lleva este blog.

 

Venga, confesad, ¿compartís alguno de mis secretos? No saldrá de aquí, tranquilas.

 

*Por cierto, yo tampoco entiendo qué relación tiene la imagen que he escogido con el contenido de esta entrada, pero es que no encontraba en Pixabay una imagen de un mono en patines que me convenciese y me ha podido el momento aesthetic (Lo que viene siendo que me ha parecido muy cuqui).

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: